Alertan por riesgo de migración de las mariposas Monarca


En la migración previa al invierno está involucrada más de 90 por ciento de la población total de las mariposas Monarca



El peligro de extinción de la mariposa Monarca es poco probable, pues se encuentra en América Central y del Sur, en el Caribe y en el norte de África, la península Ibérica y Australia, sin embargo lo que está en peligro es su migración, la formación de colonias de millones de especímenes y su papel de polinizadoras.


Carlos Cordero Macedo, investigador del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señaló en un comunicado que en la migración previa al invierno, que va del sureste de Canadá y el noreste de Estados Unidos, al centro de México, está involucrada más de 90 por ciento de la población total de esas mariposas.


Afirmó que este proceso es importante porque en el trayecto, de más de cinco mil kilómetros, realizan una función polinizadora fundamental y a principios de la primavera emprenden su viaje de regreso al norte del continente.


“Es un espectáculo natural impresionante. En términos prácticos, uno de los principales beneficios de los viajes periódicos y masivos de estos insectos son los recursos económicos que proporcionan a las comunidades, en donde se les muestra como un atractivo ecoturístico”, dijo.


Desde el punto de vista científico, la migración masiva es especial, y sería una gran tragedia ecológica que se perdiera debido a las actividades humanas: tala de los bosques a donde llegan, o la desaparición de las plantas de las que se alimentan, expuso.


En México, aunque durante su recorrido atraviesan buena parte del territorio, la mayoría llega al Estado de México y Michoacán, donde tienen sus santuarios.


Hay bosques similares en otras entidades, pero se cree que llegan a estos sitios porque ahí tanto las Monarcas como sus larvas encuentran una de sus principales fuentes de alimentación: la planta algodoncillo (Asclepias spp), explicó.


Pero no todas las Monarca migran, hay poblaciones que residen en ambientes más benignos, donde les es posible mantenerse todo el año sin necesidad de moverse.


Las que migran pasan el invierno en México, se aparean y parten de regreso cuando empieza la primavera; ponen sus huevos sobre las plantas que sirven de alimento a sus larvas, y mueren poco después en el camino de regreso al norte.


Su migración anual depende, en gran medida, de los gobiernos de México, Canadá y Estados Unidos.


Con información de Notimex

1310x125.png
WhatsApp Image 2022-04-04 at 7.31.35 PM.jpeg
296411579_6281759330335_3058484302338027492_n.jpg